Una habitación totalmente desordenada, sucia y llena de excrementos humanos era el triste escenario donde se hallaba una nena de tres años. La menor estaba subida a una silla y por una ventana con rejas que da hacia la calle lloraba y llamaba a su madre desesperadamente. Ocurrió en la calle Heredia, en la ciudad de Concepción, Tucumán.

En la madrugada del martes la policía de la ciudad de Concepción recibió una denuncia de los vecinos de calles Heredia y Haimes, quienes relatan que una niña de tres años es dejada sola y encerrada por su madre. Y que esta situación se viene repitiendo por varias noches.

Al llegar al lugar los oficiales encontraron a una niña subida a una silla que miraba por una ventana que daba a la calle y que lloraba llamando a su madre.

Según los vecinos del lugar, esta situación se repite a diario.

Niña abandonada en casa hacinada
La fiscalía de turno dispuso que se rompiera la puerta para poder sacarla y cuando los policías ingresaron se encontraron con un panorama repugnante e indignante.

La pequeña duerme junto a su madre en una habitación totalmente sucia, llena de excrementos humanos y de perros, que según declararon los vecinos, serían de animales que la mujer trae de la calle a su casa.

Niña abandonada en casa hacinada

Hasta que la Justicia decida quién se hará cargo de la niña, la fiscalía a cargo de Edgardo Sánchez dispuso que esté en resguardo de una vecina en el marco de la causa Menor en Situación de Riesgo, mientras tome intervención la Defensoría de Menores de Concepción.