Tras la difusión de los audios que lo comprometen en sobornos, el presidente de Brasil, pidió la suspnsión de la investigación abierta en su contra. En las grabaciones, Michel Temer avala la compra del silencio de un poderoso diputado preso por corrupción.
El presidente de Brasil, Michel Temer, pidió este sábado al Tribunal Supremo la suspensión de la investigación abierta en su contra por los supuestos delitos de corrupción y obstrucción a la Justicia.

El presidente, en un mensaje a la nación, cuestionó la validez de las grabaciones realizadas por uno de los dueños de la empresa JBS y en la que, según la Fiscalía, Temer avala la compra del silencio de un poderoso diputado preso por corrupción.

Además de reiterar que no renunciará, Temer insistió que el audio registrado por Joesley Batista, uno de los dueños de JBS, que sirve de principal prueba en su contra "fue editado más de 50 veces", lo que le resta validez.

"Esa grabación clandestina, fue manipulada y adulterada con objetivos nítidamente subterráneos", expresó el mandatario, quien ya anunció su plan para protegerse contra un posible juicio político.

"Estamos entrando con una petición en el Supremo para suspender la investigación hasta que sea verificada la autenticidad de la grabación clandestina", explicó.

"Escuchen los audios y van a ver que hay cosas inconexas", afirmó el presidente brasileño. "Todo esto es falso. No hice nada para obstruir la Justicia", sostuvo al tiempo que aseguró que "quieren liquidar al gobierno".

"Voy a salir al frente y voy a seguir al frente del gobierno", confirmó el mandatario.