El presidente de los Estados Unidos visitó Riad y selló las buenas relaciones con la nación islámica con un contrato de 110 mil millones de dólares.
El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, firmó este sábado un trato con el rey de Arabia Saudita, Salman bin Abdulaziz para la venta de armas por un valos de 110 mil millones de dólares.

El acuerdo selló así las buenas relaciones entre Washington y Riad e incluye cinco puntos: seguridad fronteriza y antiterrorismo, seguridad costera y marítima, modernización de las fuerzas aéreas, defensa aérea y de misiles, y mejoras en ciberseguridad y comunicaciones.

Desde Washington afirmaron que "el acuerdo apoya la seguridad a largo plazo de Arabia Saudí en la región frente a las amenazas de los iraníes, mientras que refuerza la habilidad del reino en contribuir a las operaciones antiterroristas en toda la región, reduciendo el peso sobre Estados Unidos".

De acuerdo con el diario saudí Okaz, el trato contempla la construcción de 10 helicópteros Black Hawk en tierras arábigas.

Sin embargo, desde la ONG Amnistía Internacional afirmaron que el acuerdo multimillonario y la ausencia de derechos humanos en la agenda de Trump ponen en peligro a numerosos grupos vulnerables de la zona.

"Arabia Saudita y otros países del Golfo Pérsico emplean la lucha antiterrorista como una excusa para aplastar y perseguir cruelmente a críticos, disidentes pacíficos y defensores de los derechos humanos", afirmó Margaret Huang, directora de Amnistía Internacional en Estados Unidos.

Trump firmó el documento titulado "Declaración de una estratégica visión conjunta" durante su primera visita de Estado a Arabia Saudita. El mandatario visitará luego Israel, Palestina, el Vaticano, Bruselas (Bélgica) y Sicilia (Italia).