A lo Ruggeri con Chilavert, el arquero Marcos Díaz le tiró una terrible patada al delantero Albertengo. Como la ya legendaria acción del Cabezón, no hubo contacto.

gol de erviti independiente huracán