Cuando el equipo culé todavía perdía con el Eibar, el árbitro cobró una supuesta falta a Jordi Alba increíble, pocas veces vista, en el área del visitante. Después Lionel Messi hizo "justicia" y lo erró. Mirá el video.