La joven de 19 años fue a una fiesta de la que se fue poco después de llegar porque no se sentía. Según denuncia su familia Paula fue drogada y luego violada por unos ocho hombres. Aseguran además que como los acusados son vecinos la familia vive encerrada porque los amenazan.
El calvario de Paula Martínez, de 19 años de edad, comenzó el 10 de diciembre pasado cuando fue a la fiesta de cumpleaños de su vecina y amiga de la infancia. Según contó su mamá Sandra Zapata al diario Crónica, en un momento de la fiesta Paula comenzó a sentirse mal y decidió irse de la fiesta con un amigo.

Al llegar a la esquina, el chico la subió a una camioneta donde había otros cuatro hombres. A las cinco cuadras, la bajaron, la metieron en una casa y abusaron sexualmente de ella durante tres horas.

Embed
"El 10 de diciembre la abusaron más de cinco hombres, hay cinco que ella los conoce del barrio y otros tres que no los puede identificar. Uno es guardia comunal acá, en Florencio Varela", cuenta Sandra.

"Ella, por cómo quedó después de los abusos, perdió su trabajo, intentó suicidarse 10 veces, está en tratamiento psicológico y psiquiátrico", sigue Sandra quien también apunta contra su vecina porque "le insistió para que fuese, la fue a buscar a la casa. Para nosotros es la entregadora. Cuando mi hija llegó a la fiesta, le dieron una bebida que tenía droga, por los síntomas creemos que era burundanga, ella perdió el control enseguida y fue recordando de a poco".

"Ella se fue de la casa con un chico, pero en la esquina la subieron a una camioneta donde había otros que también conocía. La llevaron a un casa acá a cinco cuadras", contó la mamá a Crónica y sigue: "Cuando llegan a la casa, bajan todos y había otros más. Le dicen 'nena, vamos para la pieza'. Ella le decía al chico con el que fue: 'Yo vine con vos'. Él le dijo: 'Qué vas a hacer si ya estás adentro'. Tres horas estuvieron abusando de ella. Cuando se le fue yendo el efecto de lo que le habían dado, sintió dolor, y le dijeron. 'Pará, nena, que falta uno más'".

Embed
Si bien la denuncia la hicieron antes de las 72 horas, cuando ella pudo recordar, en la comisaría "no le hicieron los hisopados, no la vio una ginecóloga. Cuando ella estaba ahí declarando, no sé cómo se enteraron y ellos aparecieron ahí".

"La causa quedó en la fiscalía 8 de Florencio Varela. Dejamos una ropa interior que ella tenía puesta ese día y un strapless con el que parece que se limpiaron que está siendo periciado. Dicen que la filmaron, estamos pidiendo que la Justicia rastree el video en las redes sociales o los teléfonos. Hay gente que dice haberlo visto y que eran 12 tipos", sostuvo la mamá, que decidió junto a su hija hacerlo público porque "tenemos miedo de que nos hagan algo, no sé la mafia que hay atrás".

"Todos viven cerca, cada vez que salimos tenemos que pasar por las casa de ellos. Ya amenazaron a mi hija con que la iban a matar. Son de familias numerosas y recibimos insultos cuando salimos. Además, pusieron al barrio en contra de mi hija, dicen que ella es una atorranta", contó Sandra, quien dijo además no saber dónde pedir ayuda. "A ellos les tomaron una declaración informativa, y se negaron a declarar. Queremos Justicia y necesitamos irnos del barrio, pero no tenemos dinero para hacerlo", concluyó Sandra.

Embed