Ser o ser un adicto a la tecnología puede derivar en un problema común: el tecnoestrés.
El término se refiere a una "enfermedad de adaptación, el impacto negativo que tiene el uso de las tecnologías en una persona", aseguró en entrevista con Juana Patlán, profesora de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Este trastorno se presenta en todas las personas que por su trabajo o actividades cotidianas están en contacto con las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

"El uso de las TIC por sí mismo no genera tecnoestrés. Son muchos factores los que intervienen, pues hay personas que no tienen habilidades para manejarlas, no tienen buena capacitación y eso influye en su personalidad, autoestima y autoeficacia", explicó la especialista.

De acuerdo con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, alrededor del 52% de los usuarios de Internet en el planeta padece algún tipo de conducta adictiva relacionada al uso de dispositivos tecnológicos o a los hábitos de uso de Internet y redes sociales.

Embed
En México, la Asociación Psicoanalítica Mexicana (APM) estima que 2% de la población entre 11 y 18 años es adicta a la tecnología. "Es una cifra relativamente baja al compararla con otros países como Estados Unidos en donde la proporción puede llegar al 40%, o Taiwán donde el 80% de los jóvenes presenta esta adicción, pero aún así es un porcentaje que debe preocupar ya que hace apenas dos años era de 0.5%", señaló Delia Hinojosa, presidenta de la APM.

Así, los efectos que el tecnoestrés puede generar en una persona son "ansiedad, dolores de cabeza, musculares, irritabilidad", dice Patlán.

La profesora universitaria explica que las personas que usan las tecnologías se pueden clasificar en cinco grupos: aquellas que las usan sólo lo necesario, las que las aceptan y adaptan a las necesidades, las que realmente disfrutan trabajar con ellas, las que han creado una dependencia con las TIC y aquellas que se resisten y las rechazan totalmente.

"Estos tres últimos grupos son los más afectados por el tecnoestrés", admitió la especialista.

Del mismo modo, Patlán detalla que el ritmo laboral actual potenció el tecnoestrés, "la carga de trabajo, la presión de tiempo, el control que se tiene a través de las TIC, detonan esta situación".