Manchester United y Ajax de Holanda se medirán mañana en Estocolmo en la final de la Europa League, a pesar de la conmoción que vive el viejo continente a causa del atentado sufrido en la ciudad inglesa.
La final de la Liga Europa, que protagonizarán el próximo miércoles Manchester United de Inglaterra y Ajax de Holanda en Suecia, se jugará según lo previsto pese al atentado ocurrido ayer en Manchester que dejó 22 muertos y 59 heridos, según anunció este martes la UEFA.

"La UEFA está conmocionada por el ataque de anoche en Manchester. Nuestros pensamientos están con las víctimas y las familias de todos los afectados", indicó el organismo del fútbol europeo en una primera reacción, un día antes de la final a jugarse en el Friends Arena de Estocolmo.

Embed
El atentado, que dejó 22 muertos, entre ellos niños, y 59 heridos, se registró en el Manchester Arena, cuando concluía un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande.

En otro comunicado más amplio el organismo futbolístico señaló que "actualmente no hay información específica que pueda sugerir que cualquiera de las actividades de la final de la Liga Europa pueda ser blanco de ataques", consignó la agencia de noticias EFE.

Embed
Luego, la notificación del organismo europeo aclaró: "La UEFA ha trabajado intensamente con las autoridades locales y la Federación Sueca durante varios meses y el riesgo terrorista fue tenido en cuenta desde el inicio. Además, varias medidas de seguridad adicionales se pusieron en práctica tras los ataques ocurridos en Estocolmo el pasado abril".

Asimismo, "debido a las intensas medidas de seguridad" la UEFA recomienda a los aficionados de ambos equipos que acudan al estadio "lo más pronto posible" debido a los controles que habrá en los accesos que podrían provocar demoras en la entrada al Friends Arena.