El defensor y capitán de los blues jugaba su último partido con el equipo londinense. Fue sustituido en el minuto 26, en homenaje al número de su camiseta. Sin embargo, el acto está siendo investigado por las apuestas que se realizaron en torno a él.
Chelsea volvió a ser campeón de la Premier League después de varios años pero en su último partido generó polémicas. John Terry, el histórico capitán de los blues, puso fin a su etapa en el elenco londinense tras 16 temporadas.

Terry fue sustituido en el minuto 26 del encuentro, en homenaje al 26 que siempre llevó en su espalda en Stanford Bridge. Sin embargo, este acto está siendo investigado por las apuestas que se realizaron en torno a él.

Embed
La Federación Inglesa (FA) abrió una investigación después de que hasta tres personas consiguieran ganar miles de libras apostando a que el cambio de Terry se produciría en ese minuto. Según la prensa británica, una de las casas de apuestas afectadas aceptó una cuota de 100 a 1, por lo que las 25 libras apostadas se convirtieron en 2.500 para el afortunado.

En defensa del jugador, el propio Terry y el DT Antonio Conte reconocieron haber arreglado que la modificación se haría en ese minuto. Hasta David Moyes, técnico rival, también ayudó a la causa e indió a sus jugadores que tiraran la pelota afuera para realizar el cambio.

Embed
En principio nada relaciona a todos los protagonistas que rodean a este hecho concreto, pero según la reglamentación de la FA organizar de antemano cualquier evento o dentro de un partido de una competición es considerado delito. Curiosamente esta situación se repitió en el pasado cuando Didier Drogba también fue sustituido en su último partido como jugador del Chelsea en el mismo minuto que marcaba su dorsal, el 30.