Se trata de una persona que se encontraba en la zona para pedir dinero a las transeúntes y salvó varias vidas ingresando y saliendo del lugar. "No paro de llorar", dijo el hombre que vive en la calle desde hace un año.
Chris Parker tiene 33 años. Desde el año pasado vive en la calle y sobrevive gracias a las limosnas que le da la gente en la calle. Este lunes por la noche se encontraba en la zona del Manchester Arena para pedirle a las personas que salían del recital cuando fue el atentado.
Embed
"Todo el mundo estaba feliz. Mientras estaban saliendo por las puertas de cristal escuché una explosión y un segundo después un flash, después, humo y muchos gritos. Me hizo caer al suelo y después me levanté, mi instinto me hizo intentar ayudarles", aseguró Parker.
"Vi a una niña... no tenía piernas". Fue a ayudarla y le preguntó dónde estaban sus padres, a lo que ella respondió "mi papá está en el trabajo, mi mamá está allí".
El hombre declaró que también atendió a una mujer de 60 años que estaba gravemente herida por el bombardeo con heridas en una pierna y en la cabeza. "Ella murió en mis brazos. Tenía 60 años y dijo que había estado con su familia".
"No dejo de llorar. La parte más impactante es que era un concierto para niños", aseguró Parker. "Son los gritos que no puedo superar y el olor... No me gusta decirlo pero olía a carne quemada".
Embed
Luego de conocer su historia y la solidaridad que tuvo con las víctimas comenzó una iniciativa para recaudar dinero y ayudarlo. La idea es juntar 500 libras para que pueda salir de la calle.En un día ya se llevan recaudadas 150 libras.
El creador de la iniciativa, que se viralizó en las redes sociales, cree que es una buena forma de agradecerle que arriesgara su propia vida para salvar la de los demás.