El Estimador Mensual de la Actividad Económica del INDEC creció en marzo un 0,8% interanual impulsado por la construcción merced de la expansión de la obra pública. La Industria sigue en caída aunque a un ritmo menor.
La actividad económica creció 0,8 por ciento en marzo con respecto al mismo mes del año anterior y recuperó el signo positivo luego del retroceso de 2,1 por ciento que se había producido en febrero, según informó este martes el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

A su vez, en la comparación con febrero la economía exhibió una expansión de 1,9 por ciento, revirtiendo el dato negativo de 2,6 por ciento del mes previo. De esta forma, el primer trimestre cerró con una leve variación interanual positiva de 0,1 por ciento, de acuerdo con el órgano oficial.

Embed
Si se coteja con el cuarto trimestre de 2016, la expansión es de 0,6 por ciento.

Las cifras corresponden al Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) que se difunde a modo de adelanto de la evolución del Producto Interno Bruto (PIB) que se da a conocer en forma trimestral.

La apertura por sectores que realiza el INDEC muestra un comportamiento dispar, del que se destaca la caída de 0,2 por ciento en la industria manufacturera. No obstante, esta disminución es la menor desde febrero de 2016 y exhibe una desaceleración en el ritmo de deterioro comparando con la baja de 6,6 por ciento de febrero.

Embed
Acompañan en la banda negativa del informe la actividad minera con un retroceso de 4 por ciento y la pesca con una disminución de 6,5 por ciento.

Entre los segmentos en alza se destaca la construcción con un crecimiento de 7,8 por ciento, apoyada por la expansión de la obra pública.

Luego surgen la actividad agropecuaria con un avance de 5,8 por ciento con relación a marzo de 2016 y el sector financiero con incremento de 5,2 por ciento.

Embed
Un escalón más abajo se ubican transporte y comunicaciones con mejora de 3,7 por ciento y el sector energético con un crecimiento interanual en marzo de 3,3 por ciento.

En tanto, la actividad inmobiliaria mejoró 2,8 por ciento y en hoteles y restaurantes la suba fue de 1,6 por ciento.

A partir de un consumo aún deprimido, el comercio registró una leve variación positiva de 0,4 por ciento, dato que revierte la baja de 5,1 por ciento que se había anotado en febrero.