Durante una corrida de toros en Valencia uno de ellos se desvió de la trayectoria que lo llevaba hasta la plaza y se metió en un hogar de familia desatando el pánico.