Melissa Smith, de 27 años, se viralizó a través de internet por lo que hizo cuando intentaron robarle el auto mientras cargaba nafta en Wisconsin, Estados Unidos: se subió sobre el capó y no se bajó incluso cuando arrancaron.