Se trata del telescopio que instalará en Atacama el Observatorio Europeo Austral, que estará operativo en 2024. Cómo funcionará el aparato.

El telescopio instalado en el desierto de Atacama por el Observatorio Europeo Austral servirá para entender el origen del universo, ocurrido con el Big Bang hace 13.700 millones de años.

"Con un telescopio así de grande que se encuentra en el umbral de lo desconocido, se pueden hacer cosas impensables", definió el responsable científico del ELT (Extreme Large Telescope), Michele Cirasuolo.

Embed

"No sabemos qué vamos a hacer mañana, pero por el momento sabemos hacia dónde queremos ir: queremos explorar planetas fuera del Sistema Solar y las galaxias más antiguas, estudiar la expansión del universo y entender si las constantes de la física son realmente tales", indicó.

Las grandes preguntas de si estamos solos en el universo, o de dónde venimos y hacia dónde vamos, podrían tener respuesta a partir de 2024, cuando el telescopio esté operativo. "Podremos entender cómo nació el Universo y hacia dónde se dirige", afirmó el director científico del Instituto Nacional de Astrofísica, Filippo Maria Zerbi.

El ELT podrá hacerlo porque "su espejo enorme es como un gran embudo, que en lugar de agua recoge partículas de luz", explicó el responsable del programa, Roberto Tamai.

El telescopio podrá diferenciar la luz reflejada por un planeta de la luz de su estrella, gracias al mecanismo que permite al gran espejo corregir trastornos en la atmósfera, obteniendo imágenes extremadamente precisas. El aparato está compuesto por 5 mil motores que se mueven miles de veces por segundo.

"Para tener una idea de su precisión, pensamos que es la misma que permitiría controlar una ola de un milímetro en el océano", concluyó Tamai.