Ramón Garnica, padre de Daiana la adolescente tucumana desaparecida hace 22 días, dijo estar "indignado con la justicia" que no logra dar con el paradero de la menor de edad y pidió hablar con Macri.
El hombre que busca a la par de los rastrillajes policiales a su hija Daiana Garnica de 17 años volvió a reclamar hoy a quienes tengan datos sobre el destino de la adolescente "que hablen" porque, dijo, "necesito que mi hija aparezca viva".

"Daiana era una chica de bien, de gente humilde pero bien educada", añadió Garnica y manifestó estar "indignado con la justicia" porque mantenía detenido al principal acusado por la desaparición, Darío Suárez, pero no logra hallar a la adolescente.

Embed
La menor de edad salió de su casa el sábado 6 de mayo por la tarde para reunirse con Suárez, de 40 años, porque el hombre la había convocado por mensaje de texto para ir a comprar un aire acondicionado y le pidió que no revelara la cita a su familia porque el aparato era un regalo sorpresa para su esposa.

"Nos arrancaron la vida. Duelen mucho estas cosas", añadió Garnica en declaraciones televisivas.

Respecto de la situación de Suárez, quien era vecino suyo en la localidad de Alderetes, dijo que cada día "me acuerdo de esta basura que está ahí adentro y va a estar ahí sin decir donde está mi hija".
"Quiero saber dónde está mi hija",
clamó Garnica.

En ese marco, pidió "al presidente Macri que tenga un contacto conmigo. Necesito un espacio con él para conversar, creo que está al tanto de todo lo que pasa. Lo valoramos como gran persona pero necesitamos la protección de él".

Embed
"Yo voy a seguir la búsqueda de mi hija", afirmó porque, dijo, "no quiero que este caso quede impune como tantos otros".

Garnica apuntó que "no puede ser que no haya una ley bien que nos permita terminar con esta pesadilla".

"No puede ser que un tipo como Darío Suárez, mueva un país entero"
, sin aportar datos sobre la adolescente, añadió Garnica.

Asimismo, consideró que lo que pasa en Tucumán "es una vergüenza, no nos merecemos esto".

En medio de la búsqueda de Daiana Garnica, que contó con varios allanamientos e inspecciones en los hornos de ladrillos donde trabajaba Suárez, fuentes de la investigación dijeron que los perros rastreadores hallaron ropa con sangre en la casa de una cuñada del principal imputado.

Los perros hallaron en la última semana cartas, escritos que mencionaban a la adolescente, una vaina servida y ropa con manchas que fueron enviadas a peritar para determinar si tenían restos de sangre y si la letra era la de Suárez, como presumen en la fiscalía de Claudio Bonari.