La Policía británica detuvo este domingo a un hombre de 25 años por el atentado en Manchester, lo que eleva a 12 el número de sospechosos bajo custodia.

La Policía de Manchester dijo que el último arresto se efectuó en el área de Old Trafford, donde está el estadio del Manchester United, y señaló que aún se registra una casa en la zona de Moss Side, que este sábado fue desalojada como medida de precaución.

Un total de doce hombres de entre 18 y 44 años son interrogados por la policía en relación con el atentado del lunes en el Manchester Arena, que causó 22 muertos y 64 heridos.

Entre ellos, Ismail Abedi, hermano del atacante suicida Salman Abedi, el británico de origen libio de 22 años que detonó una bomba a la salida de un concierto de la cantante estadounidense pop Ariana Grande.

Embed
Además, fueron detenidos en Libia otro hermano del autor, Hashim, y el padre, Ramadán Abedi, supuestamente vinculado a un grupo islamista.

En su edición de este domingo, el diario británico The Telegraph aseguró que Hashim Abedi, de 20 años, planeó atacar a principios de año contra el enviado de la ONU a Libia, Martin Kobler.

El rotativo, que cita fuentes diplomáticias, sostiene que el hermano menor del suicida es un miembro destacado de un grupo yihadista que lleva meses vigilado por las fuerzas de seguridad libias y que iba a "estrenarse" en ese ataque.

Embed
Por el momento, Kobler no confirmó ni negó la información publicada por el matutino relacionada con el joven que fue detenido el martes en Trípoli, un día después del atentado de Manchester.

En una entrevista con la BBC, la ministra del Interior británica, Amber Rudd, reconoció que Salman Abedi ya estaba en la mira de los servicios secretos, pero no dio más detalles y anticipó que habría más detenciones, algo que se cumplió con el arresto de este domingo.

Rudd señaló que "potencialmente" todavía quedan sospechosos sueltos, mientras la policía interroga a los doce detenidos, al tiempo que afirmó que "hasta que la operación no se haya completado, no podemos estar seguros de que haya quedado cerrada".

La ministra reveló además que el Gobierno británico usó ya unas controvertidas medidas para impedir la entrada al Reino Unido de ciudadanos con posibles vínculos extremistas
, aunque no precisó cuántas veces o con qué efecto.

Confirmó que el servicio de contraespionaje MI5 investiga actualmente unas 500 posibles tramas terroristas, así como a una lista de unos 3.000 individuos considerados de riesgo y otros 20.000 clasificados como menos peligrosos. La Policía investiga también la supuesta red que apoyó a Salman Abedi para perpetrar su ataque, que fue reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico.