Se abrió la puerta y un hombre se sostuvo del animal durante varios segundos, hasta que se cayó, el toro lo enganchó con los cuernos y lo hizo volar por los aires.