Una jubilada de 75 años fue brutalmente golpeada por tres delincuentes que se hicieron pasar por operarios telefónicos y la asaltaron el lunes a la tarde en su casa de Don Torcuato.


JUBILADA ASALTADA
"Me había quedado sin teléfono el día 26 y llamé a mi hija para que llamara a reparaciones. Vinieron el lunes y bueno... los atendí", contó Rosa Fagionato, de 75 años, en diálogo con C5N.

Según el relato de la jubilada, eran dos hombres que primero hicieron como que revisaban el poste de luz en la calle Guayaquil al 1500, al que se subieron con facilidad, y hasta usaban un uniforme azul con el logo de Telecom.

Embed
"Miraron los cables y me dicen ´tenemos que pasar porque no es acá el problema´ y los dejé pasar. Hacían que arreglaban los cables y los arrancaban hasta que uno me dice ´no me traes un vaso de agua´, me dí vuelta y, cuando estaba de espalda, me tiraron al piso, me amordazaron, me ataron de pies y manos y me patearon", continuó su relato Fagionato.

Los delincuentes, que en este punto ya eran tres porque adentro de la casa se sumó un tercero, le preguntaban si tenía dinero y oro. "Me lastimaron y me decían ´¿Dónde está la plata?´. Les dije que estaba debajo de la cama en una cajita y me preguntaron si estaba sola. Les dije que sí pero que estaba por llegar mi hija. Me preguntaron también si tenía oro y les dije que no".

Con el dinero, sin embargo, las agresiones no cesaron. "Me siguieron pateando y me pusieron un destornillador en el cuello. No sé en qué momento fue el corte en la cabeza y el moretón. Cuando se fueron y me pude desatar, fui a buscar a una vecina y le dije que llamara a mi hija".

Los brutales ataques a jubilados parecen recrudecer, ya que en los últimos días fueron golpeadas dos parejas de ancianos: una en Lomas de Zamora y otra en Balcarce, ambas en ocasión de robo.