Antonia Cossio
Antonia Cossio
Seguirá dando clases de cocina, pero su proyecto principal por estos días es la culminación de 20 años de investigación científica para dar con la verdadera alquimia culinaria.
Borja Blazquez vigiló el remate de los equipos de su restaurante, Casa Borja, desde el café de enfrente del local ubicado en Carlos Calvo 571, San Telmo. "Ya pasé lo amargo, ahora viene lo dulce", explicó el español en una charla con minutouno.com, luego de ese fuerte momento, en el que vio cómo los utensilios y los equipos con los que armó su mimado local se vendían al mejor postor.

Blazquez cerró su restaurante después de un año y 11 meses no por falta de adeptos ni problemas de números, sino por una empresa fuera de lo común: el extracto de mariscos. "Soy un científico apasionado", justificó el cocinero, quien unió ciencia y cocina por primera vez con su programa "Alquimia" en el canal El Gourmet.

borja 1.jpg´
Blazquez seguirá dando clases en la escuela del Gato Dumas<br>
Blazquez seguirá dando clases en la escuela del Gato Dumas

"Logré una fórmula única con más proteínas que la carne y más propiedades antioxidantes que el aceite de oliva que me llevó 20 años de investigación", aseguró Blazquez. La preparación está hecha con los sobrantes de la pesca de langostinos, cigala y langosta, en principio, de Rawson y Puerto Madryn.

El cocinero espera que encuentre su lugar en la gastronomía así como también en la industria farmacéutica por su alto contenido de astaxantina, que es un poderoso antioxidante, o como alimento de ganado e insumo para la piscicultura.

El producto ya está patentado en 16 países y el último paso es obtener el código del Senasa, pero para eso es necesario contar con la primera tanda del producto, que será de 20 toneladas y comenzará a producirse entre octubre de este año y marzo del que viene.

borja clase mendoza mariscos.jpg
El chef español seguirá dando clases de cocina<br>
El chef español seguirá dando clases de cocina

"Habré ahorrado como 80 toneladas de residuos de mariscos",
aseguró Blazquez. Convertir esos desechos industriales en un ingrediente versátil resolverá también el peligro de la contaminación del mar, ya que de otro modo producirían unas algas que enferman a la fauna.

"Me das todo el residuo de langostino y te alimento África", prometió Borja, que para los amantes de su cocina, sí seguirá dando clases y cursos.