El piloto de Aerolíneas Argentinas Martín Hughes expresó su alivio tras haber salvado la vida de un niño. "El nene iba a perder la vida si no aterrizábamos. Fue una emergencia médica", dijo.
Un vuelo de Aerolíneas Argentinas fue aterrizado de urgencia en Bolivia para salvar la vida de un niño de 8 años. La decisión estuvo a cargo del piloto, Martín Hughes quien apenas se enteró la situación, declaró la "emergencia médica" y desvió el vuelo. Fue así que el nene fue internado en Bolivia donde continúa en terapia intensiva pero está fuera de peligro.
"Fue emocionante saber que se salvó. Era necesario e indiscutible desviar el vuelo", explicó en declaraciones a los medios cuando regresó de otro vuelo en la mañana de este viernes en Ezeiza. A su lado estaba Lorena Lecea la azafata del vuelo que recordó como fue la dramática situación que vivió en el vuelo. "Fue después del servicio de la cena. La mamá nos llamó para avisarnos que el nene se sentía mal y se había hinchado. Fue todo repentino y dramático".
Embed
Una médica especialista en neumotórax que iba a bordo y otros dos médicos más le realizaron prácticas de reanimación y pudieron estabilizar el chico hasta que llegaron de emergencia a Bolivia.
Después del aterrizaje El pequeño fue trasladado de urgencias en una hospital local en donde lo fue operado con éxito y se encuentra en terapia intensiva para estar asistido de mejor manera y está fuera de peligro.
Desde su cuenta de Twitter, el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, le agradeció públicamente al comandante Martín Lorenzo Hughes y a toda la tripulación.
Embed