Los reiterados ataques a los docentes de un colegio ubicado en Donato Álvarez al 800 llevaron a las autoridades a la drástica decisión de suspender las clases en el establecimiento.
Las autoridades de un colegio de Quilmes tomaron la inédita decisión de suspender las clases en el establecimiento educativo, tras las reiteradas denuncias por asaltos y amenazas a los docentes.

"Se comunica que en el día de la fecha no hay clases por el intento de secuestro de una compañera y por el séptimo robo que sufrió la escuela en lo que va del año". Así se explaya, mediante un cartel en la puerta, las autoridades sobre el conflicto social que sucede en Escuela Primaria 64 de San Francisco Solano, a la que asisten 320 alumnos.

Los padres de los alumnos se enteraron de la medida este jueves por la mañana cuando fueron a dejar a sus hijos. Es que una ola de denuncias por asaltos y amenazas a los docentes se sumó el intento de secuestro de una maestra y otro robo a la institución.

El director de la escuela, Miguel Orellana, señaló que son reiteradas las amenazas y los robos en la zona, y que la maestra aún está en "estado de shock".