Una familia que comía en un restaurante de Texas, en Estados Unidos, le pidió a un mozo que cambiara de lugar a un chico con síndrome de Down que estaba sentado cerca de ella. El empleado la echó y los comensales lo aplaudieron.
Kim Castillo y su hijo Milo, quien tiene Síndrome de Down, se sentaron como hacían frecuentemente en un restaurante de Texas.
Como ya eran habitués, todos los empleados los saludaban y trataban con cariño, por lo que ambos disfrutaban mucho del lugar cada vez que iban a cenar. Sin embargo, la última vez vivieron una situación incómoda que Kim decidió contar en las redes sociales.
Mozo defiende a nene con sindrome de Down
Una familia que estaba sentado al lado de ellos le pidió al mozo que los cambiara de mesa porque no querían estar cerca del niño con discapacidad. Inlcuso el hombre admitió que le "incomodaba" y le prohibió a sus hijos jugar con él. En ese mismo momento, el mozo, sorprendido, le pidió a la familia que había hecho el reclamo que se fuera del lugar.
Cuando la familia se levantó, los comensales aplaudieron al empleado por la decisión que había tomado. "Simplemente no podía creer que se expresaran de esa forma sobre un nene inocente", dijo en declaraciones a los medios y agregó: "¿Cómo podría alguien decir algo así de un niño de cinco años?".
Embed
Por su parte, Kim dijo que quedó muy impresionada de que alguien se arriesgara así para defender a su hijo. "Sé que Michael lo hizo de corazón y de buena fe". La mujer decidió hacer pública la historia a través de las redes sociales para que "otras personas ayuden y defiendan a aquellos que se encuentren en situación de desventaja".