El entrenador de Independiente, Ariel Holan, que sufrió ante Boca la primera derrota desde que es entrenador del Rojo luego de 14 presentaciones sin caídas, sostuvo que su equipo "pagó el precio del desgaste físico y emocional que sufrió en el partido del miércoles en Perú por Copa Sudamericana ante Universitario", y además se refirió al claro penal sobre Pablo Pérez que abrió el partido.

Boca
"La diferencia se vio en el campo de juego y el tercer gol ya derrumbó todo. Para mi no es penal el que abrió el marcador, pero igual debo admitir que Boca fue superior y mereció ganar. Nos habíamos ilusionado muchísimo con pelear el título y ahora nos queda clasificar a la Copa Libertadores como objetivo", reseñó Holan en los pasillos de La Bombonera.

Embed
"Nos quedan cuatro partidos como para dar vuelta la página rápido y aprender de los errores, porque este fue un encuentro bueno para sacar conclusiones", enfatizó.

Holan apreció que las "conclusiones se sacan a partir de ver cuáles son los objetivos y si se consiguen en el corto plazo. Otro argumento que también sirve de atenuante es que Walter Erviti, Martín Benítez y Emmanuel Gigliotti. Pero además cuesta sostener la posesión cuando el rival provoca muchas paradas con faltas, cortando circuitos de juego", destacó.

"Independiente sufrió una merma en su rendimiento en los últimos partidos, pero repito que esa sucesión de faltas provocó que, por ejemplo, Ezequiel barco sufriera patadas de todos los colores, la última en la tibia derecha que lo sacó de la cancha. Después, si Boca va primero es por los delanteros que tiene",
concluyó.