El episodio ocurrió durante el último partido que el Xeneize disputó en la Bombonera, frente a Independiente. Media hora antes de que comenzara el encuentro, se cerraron las puertas y los socios y abonados que quedaron afuera intentaron ingresar saltando los molinetes.

Tras la derrota de River, se sabía que la Bombonera iba a estallar con la posibilidad de que el Xeneize lograra los tres puntos y se escapara en la punta. Y media hora antes del comienzo del partido se descontroló todo: la Policía cerró varios ingresos, los abonados se desesperaron por entrar y comenzaron a saltar los molinetes.

Descontrol bombonera-2.mp4