-

Femicidio del country: "Los chicos decidirán si siguen usando el apellido Farré"

07 de junio de 2017

Lo afirmó la hermana de Claudia Scheafer. La mujer contó que actualmente "lo escriben y lo usan, porque es parte de ellos", pero recordó que no quieren volver a ver a su padre, condenado a prisión perpetua.

"En la graduación de mi sobrino, lo llamaron por orden alfabético en la letra F. Pero sólo lo hicieron con el apellido Schaefer. Se nos puso la piel de gallina. Los padres nos preguntaron si nosotros lo habíamos pedido, pero no lo habíamos hecho", contó Sandra Schaefer, la hermana de Claudia, asesinada a 74 puñaladas por su ex marido Fernando Farré, quien fue condenado el martes por un jurado popular tras un juicio oral en San Isidro.
En declaraciones televisivas, la mujer remarcó además que "los chicos después lo decidirán, según qué peso represente para ellos. Hoy lo escriben y lo usan, porque es parte de ellos".

La condena a reclusión perpetua estableció que Farré sea privado de la patria potestad de sus tres hijos mientras dure la condena y de la administración de sus bienes.

Embed
"Los chicos me preguntaron por él esos días y yo un día junté a los dos mayores y les dije 'Fernando lastimó mucho a mamá con un cuchillo'. Fue lo que me salió. Por suerte tienen una contención importante en el colegio. Los cuidan mucho, tanto las autoridades como los mismos compañeros", dijo.

"A mí lo que más me importaba es resguardar a los chicos. A mis hijos y a mis sobrinos. Porque a mí me cambió la vida", explicó la mujer, que desde que murió su hermana se está haciendo cargo de los tres hijos de la pareja. Respecto a la carta que leyó Farré durante el juicio, dedicada a los chicos, reconoció que le pareció "raro" y que no le creyó.

Al recordar lo sucedido antes del crimen, Sandra contó que Farré sometía a su hermana a un "acoso importante", que quería tener "un control absoluto" de todo lo que hacía y dijo que días antes le había advertido a su hermana que su marido la iba a matar.

Durante una entrevista la mujer aseguró que había visto por última vez a su hermana el 20 de agosto del 2015, justo un día antes de que fuera asesinada de 66 puñaladas en el vestidor de su casa del country Martindale de Pilar, y que ese día la vio muy angustiada con todo lo que estaba pasando tras haberlo denunciado por violencia familiar y logrado la exclusión del hogar.



Temas

En Vivo