Frankie, un tucán que sufrió un accidente que lo dejó sin la parte superior de su pico. Gracias a la tecnología de impresión tridimensional, veterinarios y expertos pudieron salvarle la vida.