Ian Toothill, de 47 años, es un británico a quien le dieron pocos meses de vida y decidió cumplir su último deseo: escalar la cumbre del Everest, el pico más alto del planeta. Se convirtió en el primer enfermo oncológico en tocar la cima más elevada del mundo.

Un paciente con cáncer terminal al que le dieron pocos meses de vida conquistó el Everest. Se trata de Ian Toothill, un británico de 47 años, quien se convirtió en el primer enfermo oncológico que logró escalar la montaña más alta del mundo.

Toothill es entrenador personal, originario de Sheffield, vive en Willesden Green, en Londres y escaló en el Himalaya. Su hazaña tuvo además la misión solidaria de recaudar fondos para la Asociación McMillan de lucha contra el cáncer.

Swegún publicó BBC, Toothill fue diagnosticado un tumor en el intestino, que parecía haber derrotado a comienzos de 2016, pero pocos meses después reapareció y los médicos la pronosticaron una corta expectativa de vida.

En febrero pasado, en una entrevista con la BBC, anunció "estar determinado a demostrar que cualquier cosa es posible",el 16 de mayo coronó el Collado Norte y finalmente hizo cima en el Everest el 5 de junio.

Embed

Durante su escalada fue acompañado por Leslie Binns, de Rotterdam, que abandonó el intento tras salvarle la vida a otro escalador.

Toothill reunió 36 mil euros en su campaña de recolección de fondos, que fueron usados en parte para solventar el viaje y el resto en donaciones para la lucha contra el cáncer.