La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, se presentó este viernes en el Palacio de Buckingham y le pidió permiso a la reina Isabel II para formar un nuevo gobierno. Lo hizo a pesar de no haber logrado mayoría absoluta en las elecciones.
La primera ministra británica, Theresa May, anunció que formará un gobierno en minoría con el apoyo de un pequeño partido que "dará certidumbre" al futuro del Reino Unido, resistiendo pedidos de renuncia luego de que su Partido Conservador sufriera un duro voto castigo y perdiera ayer su mayoría absoluta parlamentaria
En declaraciones a la prensa desde su residencia oficial y luego de haberse entrevistado con la reina en el Palacio de Buckingham, la líder conservadora dijo que sólo su partido puede formar un gobierno "legítimo" tras haber sido el más votado y haber logrado el mayor número de bancas en la Cámara de los Comunes.
Embed
Agregó que trabajará junto a sus "amigos y aliados" del Partido Unionista Democrático (DUP) de Irlanda del Norte para concretar el Brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), un difícil proceso de negociaciones con el bloque de dos años de duración que debería comenzar el 19 de junio.
Según el escrutinio oficial, los conservadores de May están a ocho bancas de las 326 que necesitan para tener mayoría absoluta en la Cámara de los Comunes, formada por 650 diputados. Según proyecciones estadísticas, sin embargo, los tories sumarán todavía una banca más, llegando a las 319.
Sumando esas bancas y las 10 que sacó el DUP de las 18 que le corresponden a Irlanda del Norte en los Comunes, los conservadores llegarían a comandar una mayoría circunstancial de 329 escaños.
Embed
El líder laborista, Jeremy Corbyn, cuyo partido sacó 261, 29 más que los que tenía, instó a May a renunciar y se declaró "listo para servir", mientras que el líder de los Liberales Demócratas, Tim Farron, dijo que la premier "debería estar avergonzada" y debería dimitir "si tiene una onza de amor propio".
May, de 60 años, había llegado al poder en julio del año pasado sin ser electa, tras la dimisión del ex primer ministro conservador David Cameron, a raíz de la victoria del Brexit en el referéndum sobre la permanencia o retirada del Reino Unido de la UE.