Los Cleveland Cavaliers ganaron 137-116 a los Golden State Warriors en el cuarto partido de las Finales de la NBA, gracias a la brillante actuación del base Kyrie Irving y del alero LeBron James, quienes marcaron 71 puntos y forzaron al menos un quinto juego.

La victoria fue la primera de los Cavaliers, que evitan la barrida y ganan la oportunidad de ponerse a un juego en el partido que se disputará en Oakland, el próximo lunes con la ventaja de 3-1 para los Warriors.

Ningún equipo en la historia de la NBA remontó una desventaja de 3-0, pero los Cavaliers el año pasado ya superaron el 1-3 con el que llegaron también al quinto partido, que se jugó en el mismo escenario del Oracle Arena de Oakland.