En el partido que coronó su 10° Roland Garros ante el suizo Stanislas Wawrinka, el español realizó una acción que parecía imposible. Y hasta su rival se rindió a sus pies completamente resignado. Mirá el video.