La autopsia determinó que la pareja de jubilados que había sido raptada por un grupo de delincuentes perdió la vida por el brutal impacto del auto en el que iban con sus captores, uno de los cuales murió y los otros dos continúan en grave estado.
Las primeras pericias realizadas sobre los cuerpos del matrimonio que fue secuestrado en la localidad de Temperley, partido de Lomas de Zamora, y uno de sus captores determinaron que los tres murieron a causa del choque del auto en el que escapaban los atacantes contra un árbol.

Así lo revelaron fuentes vinculadas a la investigación y señalaron que otros dos hombres que participaron del secuestro seguían este domingo por la tarde internados "en grave estado" en el hospital Luisa Gandulfo de Lomas de Zamora.
Los informantes señalaron que Braulio Herrera, de 70 años, y su esposa Josefa Carrozeri, de 65, así como el secuestrador fallecido perecieron a causa de traumatismo de cráneo y otras fracturas graves provocadas por el impacto del vehículo.

Asimismo, indicaron que el automóvil negro en el que escapaba el trío de asaltantes con el matrimonio de rehén quedó "totalmente destruido en su parte delantera" por el choque frontal contra un árbol en la esquina de La Calandria y San Juan, en el barrio San José, de Temperley.
Las fuentes apuntaron que las autopsias eran realizadas por los peritos de la morgue judicial, mientras las pericias en la zona del choque y sobre el auto estaban a cargo de la Gendarmería Nacional.
En ese marco, señalaron que si bien en medio de la persecución los secuestradores bajaron del vehículo para disparar contra un patrullero que intentó retenerlos porque el auto en el que transitaban tenía orden de captura tras haber sido robado, no hubo respuesta con armas por parte de la policía.
Por eso, añadieron, "no había rastros balísticos en los cuerpos ni en la carrocería del vehículo".
De todas formas, por orden de la justicia, las armas de los policías que intentaron detener al vehículo robado fueron secuestradas para someterlas a pericias.
Al parecer, el matrimonio circulaba a bordo de su Peugeot 308 pero los asaltantes los habrían obligado a cambiar de vehículo para luego pedir un rescate extorsivo a sus familiares.
Los Herrera habían salido a cenar con amigos a unas diez cuadras de su casa y en ese marco sufrieron el secuestro que derivó en un enfrentamiento con la policía y el choque contra un árbol en un esquina de Temperley.
El jefe de la Policía bonaerense, Fabián Perroni, señaló que el ataque había sido perpetrado por "tres delincuentes armados" que "pusieron en riesgo la vida de estas personas y de otros solo por el hecho de cubrir su fuga".
Perroni confirmó que "la familia recibió una llamada extorsiva" por parte de los captores que tenían al matrimonio retenido en el vehículo.
Y, explicó que "huyendo de la policía, porque uno de los familiares cuando pasó un patrullero por el lugar le dijo que habían privado de la libertad al matrimonio, y con total desprecio a la vida propia y ajena en su huida chocan".
Allí, precisó, "pierde la vida el delincuente, se detiene a los otros dos (cómplices) y se constata la muerte de la pareja".