El Presidente quiso hacerse el gracioso mientras le tomaba juramento al nuevo canciller argentino, pero quedó en ridículo. Mirá el video.
Como ya es costumbre, el presidente Mauricio Macri volvió a hacer de las suyas durante un acto público, pero en esta ocasión no quedó muy bien parado. Para "romper el hielo", el jefe de Estado le preguntó a Jorge Faurie mientras le tomaba juramento en la Casa Rosada por qué su segundo nombre es Marcelo, y las risas estallaron en todo el auditorio.
Es que en el terreno popular, preguntar por "quién es Marcelo" conlleva a un conocido chiste. El nuevo canciller sonrió y primero le contestó: "No sé por qué, además nadie lo sabe", le dijo a modo de reproche pero con humor y luego lo dejó mal parado al explicarle el significado del nombre.
"Marcelo quiere decir el que trabaja la tierra; así que a eso vengo, a trabajar la tierra", sentenció Faurie.
Embed
La semana pasada, el Presidente también apeló a su humorada durante una conferencia conjunta con la canciller alemana, Angela Merkel. Macri bromeó con el fútbol -como suele hacerlo cuando se encuentra con algún mandatario-, y desafió a Merkel pero la canciller lo replicó.