El gobierno de Vidal mejoró la oferta en un punto porcentual y además planteó un bono de 2.000 pesos por cargo para recuperar lo perdido en 2016. Los gremios docentes aún informaron si aceptarán o no la propuesta.
El Gobierno bonaerense ofreció este lunes por la tarde a los gremios docentes un aumento del 21% con cláusula gatillo por inflación para este año, un plus por presentismo y una recomposición de 2.000 pesos por el año pasado por cargo.

En la oferta anterior, el gobierno de María Eugenia Vidal había propuesto un incremento del 20% en dos cuotas y un bono de 1.500 pesos por cargo para recuperar lo perdido en 2016.
La propuesta contiene también el aumento para el período 2018-2019 y en este caso la oferta es cubrir el índice inflacionario más un 10%. También abarca un plus por presentismo, por el ahorro atribuible a la baja del ausentismo.
Si en el primer año pudiera bajarse el ausentismo solamente un 10% (pasar del 17% al 15,3%), cada docente en promedio podría cobrar 440 pesos adicionales por mes.
"Este año ya hicimos dos adelantos y en los próximos días vamos a dar un tercero de entre $1.000 y $2.500 correspondientes a mayo", señalaron los ministros que participan del encuentro con los gremios bonaerenses.
En mayo, la administración provincial pagó un adelanto de entre 1.000 y 2.500 ($ 1.375 en promedio) por abril también a cuenta de futuros aumentos. Con la propuesta ofrecida, el Gobierno señaló que el ingreso inicial pasa a 10.880 pesos desde abril y a a 11.864 pesos desde septiembre (sin asignaciones familiares y sin gatillo y sin presentismo).