El controversial CEO de Uber, Travis Kalanick, anunció que tomará licencia sabática, en un primer paso para el gigante del transporte compartido que encara reformas y medidas para mejorar su imagen.
"Necesito descansar" debido a "los recientes acontecimientos", escribió Kalanick, refiriéndose a la muerte accidental de su madre el mes pasado, en un correo electrónico para los empleados, sin especificar la duración de la licencia.

De acuerdo con un documento de 13 páginas que es el resultado de una investigación interna, Uber debe "reconsiderar" las responsabilidades de Travis Kalanick, especialmente las que podrían ser "compartidas" o "confiadas a otros".

En el interín, no especifica por cuánto tiempo, Kalanick igual estará "disponible" para tomar decisiones importantes, según dice en su correo electrónico, añadiendo que quiere "reflexionar", trabajar en sí mismo y concentrarse "en la construcción de un liderazgo de clase mundial".

"Al final, si miramos cuándo y cómo llegamos acá, la responsabilidad recae en mí. Es evidente que hay muchas cosas para estar orgullosos pero también hay mucho que mejorar", escribió el CEO.

El grupo enfrenta despidos y renuncias en serie en los últimos meses, principalmente por delitos de acoso y sexismo, pero también por supuesto robo de tecnología.

Embed

El último escándalo tuvo lugar este mismo martes cuando un miembro de la junta directiva, David Bonderman, renunció tras realizar un comentario sexista, según el diario The New York Times.

Según la prensa, mientras Arianna Huffington, quien también forma parte de la junta directiva, evocaba la contratación de otra mujer, Bonderman dijo que la llegada de otra mujer al directorio probablemente provocaría más problemas.

Se acusa a Kalanick, así como su brazo derecho Emil Michael, quien renunció el lunes, de haber alentado personalmente prácticas brutales dentro de la empresa.

Después de la renuncia de una ingeniera que afirmó haber sido objeto de acoso sexual, el grupo contrató en febrero un bufete de abogados para examinar los problemas relacionados con el "ambiente de trabajo" y "más en general sobre la diversidad y la inclusión (social) en Uber".

Los abogados recomiendan reconstruir un equipo de dirección y en particular encontrar un verdadero número dos. También proponen fortalecer los medios para rastrear posibles problemas en la cadena de mando, incluyendo el fortalecimiento del departamento de recursos humanos, o dando más poder y visibilidad al responsable de los temas de diversidad.

Uber también tendrá que explicar a sus empleados que ciertos comportamientos inadecuados están "prohibidos, incluso si no son ilegales", en concordancia con el principio de "tolerancia 0" en la materia.

Los abogados explican en especial que "si los empleados mantienen una conexión", no deben estar en una relación jerárquica.

El grupo se comprometió en un comunicado a "poner en práctica las recomendaciones", que permitirán "promover la equidad y la responsabilidad de establecer prácticas que impidan la repetición de los errores del pasado".