El Presidente utilizó Twitter para despedir a la directora de Clarín. Elogió su figura y obvió su vínculo con la dictadura de Videla, las denuncias por la apropiación de Papel Prensa y las sospechas sobre la identidad de sus dos hijos adoptados en medio del plan sistemático de robo de bebés durante el terrorismo de Estado.
El presidente Mauricio Macri olvidó las graves denuncias que pesaban sobre Ernestina Herrera de Noble y eligió ensalzar su figura para despedirla luego de que se conociera la noticia de su fallecimiento este miércoles a los 92 años de edad.

A través de su cuenta en la red social Twitter, Macri despidió a la directora de Clarín de quien dijo fue una "figura clave del periodismo y la defensa de la libertad de prensa".

Embed
Macri olvidó que Herrera de Noble fue objeto de numerosas denuncias por su complicidad con la dictadura cívico militar instaurada tras el golpe del 24 de marzo de 1976. La justicia investigaba su participación en la apropiación de Papel Prensa, que era propiedad de la familia Graiver y que fue obligada a entregar sus activos en medio de secuestros, torturas y asesinatos.

La directora de Clarín también era investigada por el supuesto delito de apropiación de dos bebés durante la dictadura y la sustitución de sus identidades. Abuelas de Plaza de Mayo sostiene desde hace muchos años que tienen sobrados indicios para sospechar que los hijos adoptivos de Herrera de Noble son hijos de desaparecidos.

Las pruebas de ADN que se le realizaron luego de años de puja judicial no arrojaron resultados positivos, sin embargo la justicia advirtió que ello no implicó el cierre de la causa ya que el Banco de Datos Genéticos con el que se contrastaron las muestras es incompleto y está en permanente construcción por lo que no se descarta que en un futuro puedan determinarse sus verdaderas identidades.

Embed
Es que aunque hasta el momento no se pudo comprobar que Marcela y Felipe sean hijos de desaparecidos, sí se comprobó que fueron adoptados ilegalmente. Por este delito Herrera de Noble no fue condenada ya que la adopción ilegal no constituye un delito de lesa humanidad y el delito prescribió. Otra hubiera sido la situación de comprobarse que sus hijos adoptivos son hijos de desaparecidos ya en ese caso se habrían comprobado las apropiaciones en el marco del plan sistemático de robo de bebés orquestado por la dictadura y ese sí es un delito de lesa humanidad imprescriptible.