El delincuente tenía un cuchillo e intentó clavárselo varias veces, pero Barry Crawley, el dueño de un negocio familiar en Escocia no solo logró esquivarlo sino que lo redujo y esperó que vengan las autoridades.