La joven Michelle Carter enfrenta hasta 20 años de cárcel porque la justicia consideró que empujó a quitarse la vida a Conrad Roy, quien se quitó la vida con monóxido de carbono en su auto.
Este viernes, un tribunal de Massachusetts declaró culpable de homicidio involuntario a una joven por incitar a su novio a suicidarse hace tres años por medio de múltiples mensajes de texto.

Michelle Carter, entonces de 17 años, envió decenas de mensajes a Conrad Roy III, de 18, en los que lo animaba a acabar con su vida. El 12 de julio de 2014 las autoridades encontraron al joven muerto por intoxicación de monóxido de carbono en su auto.

Embed
Carter se enfrenta a hasta 20 años de cárcel según un veredicto que sorprendió en el ámbito legal porque la acusada no estaba presente en la escena del crimen, la víctima actuó sola y además el estado de Massachusetts no penaliza legalmente la incitación al suicidio.

El juez Lawrence Moniz destacó que Carter admitió no haber llamado a la Policía ni a la familia de Roy y tampoco haber dado instrucciones al joven para que saliera de la camioneta mientras se comunicaba con él en el momento del suicidio.

Roy manejó hasta el estacionamiento de un supermercado y colocó la salida de una bomba de agua que emitía gas dentro de su vehículo, pero cuando se empezó a sentir mal salió de él. Carter le dijo por teléfono que volviera a entrar, según el fiscal.
Carter había estado animando a Roy a suicidarse desde que él le comunicó sus intenciones en junio

"Instruir al señor Roy para que volviera a la camioneta constituye una conducta imprudente y deliberada, creando una situación en la que hay una gran probabilidad de que se produzca un daño sustancial", consideró Moniz en el juicio.

El abogado defensor, Joseph P. Cataldo, alegó que Carter no es responsable de la muerte de Roy porque este tenía un historial de depresión, se había intentado suicidar antes y había buscado cientos de veces en internet para saber cómo hacerlo.

No obstante, tomando como prueba la voluminosa correspondencia entre los dos jóvenes a través de las redes sociales, los fiscales trataron de demostrar que las palabras de Carter fueron imprudentes y su conducta sí provocó la muerte de Roy.

Carter había estado animando a Roy a suicidarse desde que él le comunicó sus intenciones en junio, aunque inicialmente la joven le aconsejó que no lo hiciera, según analizaron los fiscales.

El mismo día de su muerte, la entonces adolescente le escribió: "Simplemente ternés que hacerlo. Dijiste que lo ibas a hacer. O sea, no entiendo por qué no lo haces".