El delantero de River Rodrigo Mora será intervenido quirúrgicamente con un plazo de recuperación proyectado de seis meses. ¿Qué es y qué tratamientos existen para está patología?
Rodrigo Mora está obligado a dar vuelta de página, enfocarse en su recuperación y pensar en un posible regreso al fútbol en 2018. Una extraña enfermedad obligará al uruguayo a someterse a una cirugía no invasiva.

El médico de River, Pedro Hansing, confirmó en una conferencia de prensa que el delantero sufrió un "infarto en la cabeza del fémur" y que deberá estar seis meses inactivo. Pese a lo raro de una dolencia que además no suele producirse en personas jóvenes, los pronósticos de recuperación son positivos.

Embed
¿Qué es un infarto femoral?

Es el resultado de la insuficiencia de riego sanguíneo en algunas zonas de los huesos. Se podría considerar como un verdadero infarto óseo. Esta necrosis de una parte del hueso le hace más frágil, produciendo la deformidad y el colapso de la articulación cuando esta región forme parte de alguna de ellas. Recibe otros nombres como necrosis avascular, necrosis aséptica, o necrosis isquémica. Todo ellos conceptos que hacen referencia a la interrupción de aporte sanguíneo a algunas regiones de determinados huesos más predispuestos a este fenómeno.

Embed
Los huesos más frecuentemente afectados por osteonecrosis son la cabeza del fémur, la del húmero, la región tibial más cercana a la rodilla, y en los últimos años la mandíbula, con el uso de algunos medicamentos para los huesos (bifosfonatos).

Según el Dr. Ricardo Bermúdez, esta patología es frecuente en las personas de entre 30 y 50 años. En los deportistas de alto rendimiento como Mora los riesgos pueden incrementarse porque las articulaciones "están acostumbradas al impacto". Se diagnostica por medio de radiografías o a través de una resonancia mangética nuclear. Y si bien en muchas ocasiones puede no dar síntomas, lo más común es que aparezca por medio de un dolor "que impide caminar" normalmente.

"La pérdida de la llegada de sangre a la cabeza del femur afectará a la estructura del hueso, y si no se corrige terminará provocando una especie de hundimiento en lo que es la superficie articular y producirá un desgaste muy rápido de la articulación", sostuvo el médico en una entrevista televisiva.

¿Cuáles son las causas?
Las causas pueden estar relacionadas a los diversos traumatismos que pueden aparecer tanto en la práctica deportiva, en el caso de Mora, o en el desarrollo de cualquier tipo de actividad cotidiana. El consumo de anabólicos en las personas que desarrollan mucha masa muscular, o de esteroides también pueden estar relacionados. Y en 1 de cada 4 pacientes, el motivo suele ser desconocido.

¿Cuáles son los tratamientos?

Existen múltiples métodos quirúrgicos para tratar la Necrosis Isquémica de Cabeza Femoral, con resultados variables.

El forage o descompresión de la cabeza femoral es uno de los más frecuentemente realizados. Consiste en realizar una perforación en el fémur, que permite descomprimir y limpiar la zona muerta de hueso. La simple descompresión de la zona es muy efectiva en el tratamiento del dolor.

Una vez vaciada la zona de necrosis, existen varias opciones de relleno del defecto óseo creado.

En el caso de Rodrigo Mora, se hizo "una descarga de la cadera con el uso de muletas", con lo que se logrará la inmovilización temporal de la zona y la disminución del dolor. Luego, mediante ejercicios fisio-kinésicos y actividades de hidroterapia, se intentará retomar el movimientos de las articulaciones, explicó el Dr. Norberto Debbag en entrevista televisiva.

Además aseguró que si esto no ocurriera, se pasaría a la instancia quirúrgica. "Se realizan perforaciones en el lugar donde está la lesión para que salga sangre, haya vascularización y comience a desarrollarse el crecimiento óseo".