El exluchador de la UFC, Tim Hague, murió tras dos días de agonía después de haber sido noqueado en una pelea de boxeo contra un exjugador de fútbol americano.

Hague
Hague quedó en estado crítico tras el combate contra Adam Braidwood, otrora defensive end de los Eskimos de Edmonton en la liga canadiense. El deceso ocurrió el domingo, informó Jackie Neil, hermana de Hague, mediante un comunicado difundido en nombre de la familia.

"Con el corazón roto y con un pesar y tristeza increíbles informamos que Tim murió... rodeado de su familia y escuchando sus canciones favoritas", indica el comunicado. "Lo extrañaremos enormemente".

Embed
El combate del viernes en el Shaw Conference Centre de Edmonton fue promovido por la empresa KO Boxing. La policía local informó el lunes que no hay una investigación penal sobre la muerte del púgil.

Hague, de 33 años, se entrenó en jiu-jitsu y combatía en la categoría de los pesados. Dentro de las artes marciales mixtas tuvo una foja de 21-13, y se mudó al boxeo a mediados del año pasado.