En la filmación, capturada por una cámara de seguridad del zoológico de Seúl, en Corea del Sur, se observa al pequeño paquidermo caerse a una pileta y a los padres reaccionar rápidamente para salvarlo.