El experimentado mediocampista perdió un balón increíble y el defensor la metió en su propio arco al querer despejar para darle esperanza al conjunto bahiense, que luego lo iba a empatar frente al flamante campeón Boca.