El teléfono inteligente de Apple se creó porque Steve Jobs odiaba a un ejecutivo de Microsoft y quería vengarse de él. Finalmente su idea terminó revolucionando el mundo de los celulares.
¿Quién dijo que el odio siempre trae cosas negativas? A Steve Jobs le ocurrió lo contrario con la creación del iPhone. Según explicó el jefe de desarrollo de iOS y el Iphone, Scott Forstall, el teléfono inteligente de Apple se creó porque Steve Jobs odiaba a un ejecutivo de Microsoft y quería vengarse de él.

Todo comenzó con un encuentro social en el que un ejecutivo de Microsoft alardeó frente a Steve Jobs del desarrollo de un dispositivo táctil tipo tableta, que se manejaba con un puntero stylus, y que iba a revolucionar el mundo de la informática.

"Steve Jobs odiaba a ese tipo en Microsoft", relató Forstall refiriéndose no a Bill Gates, sino al marido de una amiga de la esposa de Jobs, con el que en ocasiones coincidía el fundador de Apple. "Siempre que tenía algún tipo de interacción social con ese tipo, (Jobs) terminaba molesto", comentó el ingeniero mientras daba una charla en el Museo Histórico de Ordenadores en California, EE.UU., por motivo de la celebración del décimo aniversario del lanzamiento del primer iPhone.

iphone.jpg
¿Cuándo se lanzarán los nuevos iPhone?
¿Cuándo se lanzarán los nuevos iPhone?
Forstall especificó que el punto crucial para la creación de ese teléfono inteligente tuvo lugar durante un fin de semana alrededor del año 2000, cuando el sujeto sin identificar comentó a Jobs acerca de un nuevo dispositivo creado por Microsoft que había "resuelto la computación": la Tablet PC, similar al actual iPad (pero que en su momento no tuvo gran éxito) con el que se interactuaba por medio de un lápiz óptico o 'stylus', detalle que irritó a Jobs.

"Son idiotas. No hay que usar un lápiz óptico", dijo Jobs a la mañana del lunes siguiente, argumentando que la gente los pierde y la idea en sí no es muy intuitiva. "¡Nacemos con 10 de esos 'stylus'!", exclamó entonces el fundador de Apple, según citó Forstall. A partir de ese momento la compañía Apple concentró sus esfuerzos en la creación de una 'tablet' propia, y reclutó a Forstall para que desarrollara el 'software' para el proyecto.

No obstante, el concepto se mantuvo hasta el 2004, cuando Jobs, durante una visita a una cafetería con Forstall, notó que nadie alrededor suyo parecía a gusto con su teléfono. En ese momento, el fundador de Apple sugirió la idea de disminuir las dimensiones de la '"ablet" para convertirla en un teléfono, concibiendo de esta forma la idea detrás del iPhone.