El jefe de Gabinete, Marcos Peña, hablaba de la candidatura de Cristina Kirchner cuando por accidente tiró el vaso de agua que tenía a su lado.