Después de de seis meses de negociaciones y 14 reuniones, el gobierno de María Eugenia Vidal finalmente realizó una propuesta salarial que los dirigentes sindicales llevarán a las asambleas de base para su consideración.
El gobierno de María Eugenia Vidal se propuso este miércoles poner fin al largo conflicto que mantenía con los sindicatos docentes bonaerenses en el marco de la empantanada discusión paritaria y mejoró sustancialmente su propuesta de mejora salarial para este año.

Con la campaña electoral ya lanzada de cara a las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) de agosto próximo, Vidal presentó la primera propuesta, tras seis meses de negociaciones y más de 14 reuniones, que los referentes sindicales consideraron era posible de llevar a las bases para discutir su aceptación o rechazo.

Embed
El gobierno bonaerense propuso a los docentes un aumento salarial para este año del 21,5% más cláusula gatillo en caso de que la inflación anual supere esa marca. A ese 21,5% se le debe agregar una compensación de 2,5% por la pérdida de poder adquisitivo que experimentaron en 2016 los salarios docentes tras la desbandada de la inflación.

Además como parte de la recomposición salarial de 2016, el gobierno bonaerense no descontará los tres adelantos que hizo este año a cuenta de los futuros aumentos, por lo que los sindicatos docentes estimaron que la oferta global llega finalmente el 27,4%, más de 6 puntos por arriba de los propuestas previas.

El aumento, en caso de ser aceptado por los sindicatos docentes, se daría en dos tramos: 11% en abril (retroactivo a enero) y 10,5% en septiembre.

Embed
De esta manera, el salario inicial para un cargo, sin antigüedad, pasaría a ser de 12.151 pesos.