Después de tres años de investigación se destapó en España una estafa de, al menos, US$34 millones a un millón de usuarios de telefonía móvil a través de apps que realizaban llamadas automáticas a números con tarifas adicionales o enviaban mensajes premium.
La investigación que comenzó cuando las operadoras se percataron de un tráfico de llamadas a números de tarifa adicional poco habitual en un tramo horario concreto.

Se trataba de llamadas automáticas que los teléfonos realizaban por la noche sin que el usuario se percatara y que se hacían a través de una aplicación aparentemente normal que lograba apagar el teléfono y quitarle el sonido mientras efectuaba la llamada, con un máximo de tiempo de media hora.

Para que los usuarios de telefonía móvil se descargaran las aplicaciones maliciosas utilizaban el nombre y los logos de otras muy conocidas o enganchaban al usuario con nombres como "la linterna molona", los "mejores trucos para evitar la calvicie" o "los mejores vídeos pornos".

Embed

Y no solo eso, sino que, además, las anunciaban como gratuitas en redes sociales y paginas web y si en alguna ocasión informaban del costo, era muy complicado para el usuario verlo, explicaron los responsables de la investigación.

Los detenidos tenían la capacidad de variar los contenidos que mostraban las aplicaciones de forma remota, lo que permitía, entre otras funcionalidades, engañar a las operadoras y reguladores del sector, haciéndoles creer que se trataba de aplicaciones diferentes, con lo que esquivaban así la investigación y de control realizada por estos, según las autoridades.

Al parecer, la organización llevaba operando desde 2013 y generó alrededor de US$34 millones, se encontraba ubicada en Cataluña y utilizaba a su vez un entramado societario de empresas pantalla para cometer el fraude, cuyas sedes se situaban en Canarias, Andorra, Luxemburgo y Hong Kong.