Mediante una serie de operativos, se arrestó a cinco personas acusadas se simular un control de Gendarmería para así robar a una camioneta que transportaba caudales.

Una banda simuló un control de Gendarmería y así robó un millón de pesos de un transporte de caudales de la empresa Codecop. El asalto ocurrió a la altura de la localidad de Brandsen, en diciembre pasado, y por el hecho detuvieron a cinco personas tras una serie de allanamientos en distintos puntos del conurbano.

Los detenidos, todos con antecedentes penales, tenían en su poder varias armas: un fusil Mauser 7.65, cuatro pistolas 9 milímetros, dos escopetas, una granada de humo. Además, les encontraron 120 municiones, uniformes de Gendarmería Nacional, ropas de una empresa de seguridad privada, un inhibidor satelital y 33 teléfonos celulares, entre otras cosas.

Embed

Los operativos estuvieron a cargo de integrantes de la Dirección de Operaciones contra el Crimen Organizado y se realizaron en los partidos de Lomas de Zamora, Ezeiza, La Matanza, San Martín y Berazategui luego de seis meses de investigación.

Embed

Según la investigación, la principal sospecha es que la banda tenía contactos dentro de la empresa de seguridad privada que le brindaban datos sobre recorridos de vehículos que transportaban caudales para cometer los robos.

El asalto ocurrió el 28 de diciembre pasado cuando una camioneta Amarok -utilizada por un desperfecto en el camión de caudales- transportaba un millón de pesos desde General Belgrano, apoyada por custodios que iban en un Volkswagen Vento, y fue interceptada por delincuentes que montaron el falso operativo sobre la ruta provincial 29, cerca de la localidad de Jeppener, partido de Brandsen.

La principal sospecha es que la banda tenía contactos dentro de la empresa de seguridad privada

Vestidos como gendarmes y a bordo de una camioneta Citröen Berlingo ploteada como si fuera de la fuerza, los asaltantes hicieron detener a la camioneta, redujeron a los custodios y robaron el dinero.

Luego, escaparon a toda velocidad en la Citroën, en un Vento y en la camioneta Amarok, que dejaron abandonada en un camino de tierra, con su documentación y alguno de los bolsones donde transportaban el dinero.

Los voceros judiciales indicaron que el hecho pudo haber sido presenciado por una niña de 8 años, presuntamente hija de uno de los delincuentes.