Un hombre raptó a su hija adolescente, la drogó y se la vendió a un gitano para que haga tareas del hogar y tenga relaciones sexuales. Habría hecho lo mismo con otra hija.

La Policía detuvo a un hombre por vender a su hija de 16 años y a quien la compró por 200 mil. El hecho ocurrió en Mar del Plata y fueron imputados por el delito de trata de personas.

La chica vivía con su mamá en San Luis, pero en febrero viajó a La Pampa a visitar a su abuelo y para consultar con un neurólogo por un supuesto retraso madurativo. Pero la mujer debió volver y la dejó con sus abuelos, en ese momento el padre aprovechó para llevársela.

Embed

Pero una vecina de la casa donde tuvieron cautiva a la joven hizo la denuncia: la habían golpeado y violado. Ya a salvo, la trasladaron a un instituto de resguardo de menores pero antes de que una asistente social la devolviera a su familia materna, el padre volvió a aparecer.

Esta vez se la llevó a Mar del Plata y la vendió a un hombre de 74 años por 200 mil pesos. El acuerdo era que la adolescente debía mantener relaciones sexuales y ocuparse de tareas domésticas.

"Mi hija viajó bajo los efectos de pastillas y cuando se despertó en la casa se sentía muy descompuesta y con dolores en la zona vaginal", declaró la mamá ante la Justicia.

El acuerdo era que la adolescente debía mantener relaciones sexuales y ocuparse de tareas domésticas

El hombre de 74 años, gitano, argumentó que no se había tratado de una venta sino de una "dote", tradición habitual en su comunidad previa al casamiento. Tanto él como el padre de la menor fueron detenidos e imputados por trata de personas.

La víctima fue trasladada a un hogar de menores para su contención y tratamiento. El mismo juez se declaró incompetente para investigar un caso similar con otra de las hijas del detenido y dispuso que esa causa pase a la justicia federal de Santa Cruz, donde el acusado vivía con su nueva familia.