La estadounidense Bethanie Mattek-Sands, 103º del ranking WTA, asustó a todos durante su duelo ante la rumana Sorana Cirstea. Mientras subía a la red, la pelota golpeó una de sus rodillas, terminó en el piso aullando de dolor y se fue yéndose en camilla ante la atónita mirada de los presentes. Mirá el video.