Se estima que cerca de 100.000 personas salieron a las calles para protestar contra contra la reunión de líderes del G-20. La Policía tuvo que emplear cañones de agua para dispersar a una multitud y confiscó cuchillos, bates de béisbol y presuntos dispositivos incendiarios.

Unas 100.000 personas salieron a protestar en las calles de Hamburgo, Alemania, en la marcha de protesta anticapitalista "Bienvenido al infierno" que tiene lugar antes y durante la reunión del G20, que se llevará a cabo los días 7 y 8 de julio.

Hamburgo.mp4

Tras transcurrir de forma pacífica, las manifestaciones terminaron en fuertes disturbios que fueron dispersados con cañones de agua por parte de la Policía alemana. Oficiales antimotines recurrieron incluso a métodos violentos para someter a los manifestantes que demostraban la mínima resistencia.

Los organizadores de la manifestación dijeron: "Hacemos un llamado al mundo para hacer de Hamburgo un foco de la resistencia contra el capitalismo viejo y nuevo".

Muchas otras organizaciones convocaron a protestas pacíficas, pidiendo acción contra el cambio climático, las guerras o la desigualdad económica. Algunos incluso proponen que el G20 quede disuelto y que sea la ONU el lugar donde estos temas se discutan.

Embed

Cerca del edificio donde tendrá lugar la cumbre hay un negocio con un cartel que lleva los retratos de esos líderes y las palabras: "íNo los queremos!". En otro edificio cercano hay una enorme cartel con las palabras "Miembros del G20: íRespeten las leyes!".

Al menos diez autos fueron incendiados en un concesionario de Porsche, y la policía maneja la hipótesis de que se trató de una protesta contra la cumbre.