Las autoridades descubrieron su secreto a raíz de un detalle administrativo, pero ya era muy tarde para que pagara las consecuencias.
Un hombre de Florida, en los Estados Unidos, conservó el cadáver de su mujer en el freezer de su casa durante ocho años para cobrar la pensión que le correspondía a ella. Tras su muerte, sus herederos descubrieron el entuerto y tuvieron que solventar parte de su deuda.

Allan Dunn murió en 2010 pero su mujer, Margaret, llevaba al menos ocho sepultada en el freezer de su casa de Sun City Center, en el Condado de Hillsborough, informó el sitio del Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

Al momento de su muerte, Dunn había cobrado alrededor de 92 mil dólares del ente de Seguridad Social en nombre de su mujer, que murió en su hogar en algún momento de 2002 sin que nadie se enterara.

Los herederos del hombre decidieron vender la casa donde falleció la pareja para poder pagar la deuda pero después de cumplir con las cargas impositivas de la operación lograron sacar en limpio apenas 15.743 dólares.